Y justo cuando la oruga pensó que era su final, se transformó en mariposa

domingo, 28 de octubre de 2012

Las cosas bonitas de la vida

Las cosas bonitas de la vida


Quantcast


Bonitas son las cosas nacidas internamente, como las palabras simples, sinceras y significativas…
Bonita la sonrisa que viene de adentro y el brillo de los ojos…
Bonito es un dia de sol despues de una noche lluviosa y en soledad…
Bonito es buscar estrellas para regalar a un amigo o amiga…
Bonito es echar una poesia al viento y dar flores a nuestros seres amados…
Bonito es llorar cuando se siente ganas de dejar que las lágrimas rueden sin verguenza en medio de una crítica…
Bonito es gozar la vida y vivir de sueños…
Bonito es ser realista sin ser cruel y buscar la belleza de todas las cosas…
Bonito es ser gentil y continuar siendo gentil en cualquier situaciòn…
Bonito es ser autentico sin temor y vivir en paz con uno mismo…

jueves, 25 de octubre de 2012

El buscador

EL BUSCADOR Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada… Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y empezó a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un buscador, quizá por eso descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción … “Abedul Tare, vivió 8 años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar… Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado, también tenía una inscripción, se acercó a leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8 meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terrible mente conmocionado. Este hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra una lápida. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún familiar. - No ningún familiar – dijo el buscador - ¿Qué pasa con este pueblo?, ¿Qué cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo ha obligado a construir un cementerio de chicos?. El anciano sonrió y dijo: -Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré: cuando un joven cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta, como esta que tengo aquí, colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de allí, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: a la izquierda que fu lo disfrutado…, a la derecha, cuanto tiempo duró ese gozo. ¿ Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión enorme y el placer de conocerla?…¿Una semana?, dos?, ¿tres semanas y media?… Y después… la emoción del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿El minuto y medio del beso?, ¿Dos días?, ¿Una semana? … ¿y el embarazo o el nacimiento del primer hijo? …, ¿y el casamiento de los amigos…?, ¿y el viaje más deseado…?, ¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país lejano…?¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones?… ¿horas?, ¿días?… Así vamos anotando en la libreta cada momento, cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para escribirlo sobre su tumba. Porque ese es, para nosotros, el único y verdadero tiempo vivido. Jorge Bucay

lunes, 22 de octubre de 2012

Días y días

Hay días y días. Hay días en los que tienes unas energías y unas ganas de hacer...Otros en cambio te sientes pesada, como buscando a la mala suerte hasta que llega.
En fin es ya de noche y "pelillos a la mar" con este 22 de octubre que aún no siendo el peor día tampoco ha sido el mejor. Oigamos una buena música y alegremos la noche.

domingo, 21 de octubre de 2012

Mujer transparente.

Se encontraba en el bosque. Era otoño. Caían las hojas a su alrededor. Se encontraba en esa época de la mujer en la que es invisible. Pueden pasar hombres a su lado y pasar desapercibida. Era alta y guapa, pero mayor. Para ella la vida pasaba un días destrás de otro. Trabajo, casa, compras, paseo...¿Qué más puedo esperar? ¿Encontrar un amor? ....
Hasta ella misma había deschado la idea de un volver a empezar con otra persona. Lo pasó tan mal con la trágica muerte de su marido que no se le pasaba por la cabeza comenzar otra vez. Sueños, sí que tenía, ilusiones, y...
Allí estaba sentada rodeada de hojas con los preciosos colores con las que las pinta el otoño. Esperando ese rayo de luz que le de vida y calor para seguir.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Magritte

Magritte nació en la pequeña localidad belga de Lessines, en
la región del Hainaut, pero su infancia transcurrió
en distintos lugares a los que fue trasladándose la familia.
Su padre era sastre y su madre, que de soltera había ejercido
como modista y sombrerera, se suicidó en 1912 arrojándose al
Sambre en Chatelet. Los ecos del suicidio materno
pueden percibirse todavía en algunos cuadros de finales de los
años veinte -La historia central (1927), Los amantes
(1928, abajo)-, en los que aparecen figuras con la cabeza
cubierta por una tela evocando la imagen del cadaver de
la madre, que fue rescatado del río con la camisa cubriéndole
el rostro.

Un ejemplo de su obra.

domingo, 14 de octubre de 2012

Intocable

Con música de Ludovico Einaudi "Intocable", "Intouchables" en francés, es una película encantadora. Realza los valores de la amistad y del amor en su diferentes vertientes. Dejo aquí unos trailer pero si tenéis la oportunidad no dejad de verla os encantará.







Se me olvidaba, está basada en una historia real.

lunes, 8 de octubre de 2012

Y tú, cómo sueñas?

 
Según un estudio que recogía hace poco la revista American Psychological Association, antes de la invención del televisor, es decir, con anterioridad a 1915, la mayoría de los sujetos aseguraba soñar en colores. Sin embargo, a partir de esta fecha los encuestados empezaron a recordar sus sueños en escala de grises. Cuando llegó la televisión en color, los sueños también volvieron a teñirse de tonalidades. En concreto, el 80% de los encuestados menores de 30 años afirma soñar en colores, algo que los autores de la investigación atribuyen a que nunca han visto la televisión en blanco y negro.

Sin embargo, entre los que ya han cumplido los sesenta años, resulta que cuatro de cada cinco aseguran que las imágenes que evoca su cabeza mientras descansas son en blanco y negro. 



sábado, 6 de octubre de 2012

Sonreir a la vida

Llega la noche y nos envuelve otra vez con su obscuridad, dejándonos que nos pongamos el disfraz que nos dé la gana para pasar este sábado, para fingir ser felices, o para serlo de verdad, para reír, o sonreír tímidamente, para vivir en este mundo, y superar sus defectos que a veces nos hieren, nos duelen, mientras otr@s piensan que entrando en muchas iglesias, podrán salvarse de los pecados que cometerán al salir de estas, ya que mucha gente se da golpes en el pecho lamentándose de lo que han hecho, pero cuando están en la calle, vuelven a ser las mismas personas hijas de puta y no han mejorado en nada… Soñamos que un día llegara la noche en la que deseemos que no se acabe nunca, porque estaremos tan bien con nosotros mismos y nos daremos cuenta de que la vida es siempre hermosa, aunque te digan que ahora no lo es, pues si que lo es….. No hagas caso al mundo si sientes que va en tu contra, ya que no pasara un día en el pienses que no es así…. Porque en lugar de querer ir en contra del mundo, no aprendes la forma de aprovechar de su giro y sacas algo bueno para ti?.....No tengas miedo de sonreírle a la vida, busca el porqué y sonríe, y deja de buscar algo en alguien para ser feliz, cuando tu por tu cuenta, puedes hacer lo que te dé la gana…. 
(No es mio es de un tal James. Me ha gustado y lo comparto)

jueves, 4 de octubre de 2012

Quiero ser un hombre



 Un cuento de Josep Vicent Marqués.
Dicen que aquellos que nacen en luna llena, cuando en ningún lugar de la tierra sopla el viento y los lobos no aúllan porque tienen faringitis, reciben el don inapreciable de tener un hada madrina. Y que ésta les concede un deseo cada diez años.
Al cumplir diecisiete años, Andrés se internó por primera vez en el bosque al encuentro de su hada madrina. La encontró bromeando con unas flores a las que cambiaba de color en medio de sus risas y a pesar de sus protestas.
- Hola, Andrés, ¿cuál es tu deseo?
-Quiero ser un hombre.
-Ya lo eres.
-Quiero decir todo un hombre, un auténtico hombre.
-¿Y eso en qué consiste, Andrés?
-Quiero ser un gran guerrero.
El hada madrina lo convirtió en un gran guerrero. Durante diez años, Andrés derrotó ejércitos, rindió fortalezas inexpugnables, mató hombres de todos los colores y tamaños y fue aclamado por miles de soldados como el más hábil y fuerte luchador. Pero cuando volvió a encontrarse con el hada ésta lo halló triste.
-No estoy seguro de que eso sea ser un hombre, un autentico hombre, madrina.
-¿Cuál es, entonces tu deseo?
-Quiero tener poder, quiero que todos me obedezcan. El hada madrina lo convirtió en un hombre muy poderoso, dotándole de riqueza para comprar y sobornar, de astucia para juntar y dividir y de la indiferencia suficiente para no sentir jamás escrúpulos. Diez años después acudió cabizbajo a la cita con su hada madrina.
-No estoy seguro de que el poder sea lo que distingue al hombre auténtico.
-¿Cuál es, entonces, tu deseo?
-Quiero ser un sabio prestigioso.
Lo fue. Nadie gozó de tanto reconocimiento por su ciencia y buen criterio. Las universidades se disputaban entre sí nombrarlos doctor honoris causa, los científicos le escuchaban don el silencio más respetuosos y no sólo le peían consejo los reyes, sino también los jóvenes amantes, que es mucho más difícil.
Díez años después, el hada madrina lo encontró en el bosque con barba de tres días.
-Te has adelantado a la cita.
-Estaba inquieto. No estoy seguro de que ser sabio sea lo que distingue al verdadero hombre.
-¿Qué quieres que te conceda?
-Quiero cuidar y proteger a una mujer y a una descendencia numerosa.
-Necesitarías más de diez años. Bueno veré lo que puedo hacer.
A la mañana siguiente, Andrés se encontró casado con una dulce mujer y reproducido con asombrosa fidelidad por diez niños de edad escalonada de año en año a partir de los dos meses. Durante diez años continuó teniendo niños. Y a todos mantenía con su trabajo y protegía con su fuerza e inteligencia.
La nueva cita convocó a la madrina con un Andrés muy abatido.
-¿Tampoco era eso lo que querías?
-Se dejan cuidar y proteger muy poco. Conforme se hacen mayores parecen no necesitar mis consejos, y ella es fuerte ¡vaya si lo es!.
-¿Qué te concedo ahora?
-Quiero ser todo un hombre. Quiero conquistar muchas mujeres.
El hada madrina suspiró.
-Podrías haber pensado eso hace veinte años. Me hubiera resultado más fácil que ahora, pero…, vale.
Cuando se alejaba Andrés oyó que le llamaba el hada y se volvió.
-Ah,Andrés. Supongo que también querrás ser muy fogoso sexualmente y todo eso. Antes de que me lo tengas que pedir dentro de diez años más, te lo concedo ahora.
Marchó Andrés agradecido y antes de salir del bosque encontró a una bella campesina que al verle suspiró y dejó caer el cántaro de leche que portaba; temblaron los robles con el estrepito de sus efusiones. Y se iniciaron así diez años en los que Andrés gozó de los favores de más campesinas y de princesas, de matronas y curanderas, que eran los oficios que en aquella época dejaban ejercer a las mujeres, y de sencillas amas de casa y complejas doncellas.
-Esperaba verte contento esta vez- le dijo el hada al encontrarse de nuevo.
-Eso no es ser un verdadero hombre.
-¿Qué quieres, pues, ahora?
-Eso. Ser un verdadero hombre.
-Ya te dije hace cuarenta años que eras un hombre.
-Pero yo quiero ser todo un hombre, un hombre autentico.
-Mira, ¿por qué no te olvidas de eso? Has matado, has oprimido, has reprimido, has abandonado, has causado dolor, y has dado la lata buscando ser un verdadero hombre. Y no has sido feliz. Puedo concederte que seas feliz.
-No quiero ser feliz. Lo que quiero es ser un verdadero hombre.
-Pues mira hijo-contestó el hada madrina-, vete a hacer puñetas.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Un solo abrazo, un beso muestra apoyo para seguir adelante. No lo olvidemos y además son gratis.


martes, 2 de octubre de 2012

Las miserias de la guerra

"Tú no sabes lo que es vivir en guerra, Sira. Tú no te has despertado un día y otro con el ruido de las ametralladoras y el estallido de los morteros. Tú no has comido lentejas con gusanos mes tras mes, no has vivido en invierno sin pan, ni carbón, ni cristales en las ventanas. No has convivido con familias rotas y niños hambrientos. No has visto ojos llenos de odio, de miedo, o de las dos cosas a la vez. España entera está arrasada, nadie tiene fuerzas para soportar de nuevo la misma pesadilla. Lo único que este país puede hacer ahora es llorar a sus muertos y tirar hacia delante con lo poco que le queda.” 
 
De "El tiempo entre costuras"  María Dueñas.